La impermeabilización de techos es una tarea que a veces pasamos por alto. Para algunos resulta tediosa. Para otros, simplemente es algo que no está en su mente todo el tiempo. ¿Cuándo fue la última vez que la hiciste en casa?

Al cierre de noviembre de 2018, se registraron algunos días con lluvias y bajas temperaturas en la mayor parte de la república mexicana. Asimismo, los pronósticos climatológicos refieren que en el centro y sur del país se prolongue esta condición en diciembre.

Por lo general, las lluvias suelen afectar las edificaciones a causa de filtraciones en los tejados o entre las paredes y demás estructuras. Entre más prolongada sea la temporada de lluvias, mayor probabilidad que las edificaciones sufran daños.

Daños generados por filtraciones

Las lluvias pueden generar problemas serios como presencia de plagas como insectos o roedores, hongos en las estructuras. Lo peor es que no tratar a tiempo esta problemática, puede derivar en filtraciones que ocasionan fallas en las estructuras principales.

¿Qué se puede hacer ante las filtraciones?

Una de las acciones que se puede tomar para prevenir estos incidentes es la impermeabilización de techos. Este es un método que impide la distribución del agua que se estanca entre las estructuras internas de las edificaciones. Esto permite:

  • Mantener los inmuebles secos.
  • Disminuir las probabilidades de humedad en paredes y techos.
  • Ayuda a mantener la vida de uso de las viviendas u oficinas por más tiempo.

¿Cómo realizar una eficiente tarea de impermeabilización?

De acuerdo con la compañía The Home Depot, las mejores prácticas para realizar una óptima actividad de impermeabilización son:

  1. “Limpia con una escoba el área donde realizarás la impermeabilización; recuerda que debe estar libre de polvo, aceites, grasa, óxido, humedad, hongos o cualquier otro contaminante que afecte la adherencia.
  2. Remueve con una espátula cualquier material que no pueda removerse con la escoba, así el nuevo material se adherirá correctamente.
  3. Si el impermeabilizado anterior presenta falsas adherencias o daño considerable, deberá retirarse completamente el impermeabilizante en mal estado.
  4. Resana y sella las grietas, así como fisuras con cemento plástico, prestando especial atención en los puntos críticos: chaflanes, grietas, domos, bases de tinacos, desagües, instalaciones de teléfono o antenas parabólicas.
  5. Verifica que la superficie tenga un mínimo de 2% de pendiente a favor de los desagües y no existan zonas de encharcamiento.
  6. Antes de aplicar el sellador revisa que todo el cableado quede por encima de la superficie.
  7. La superficie será sellada aplicando una capa uniforme de sellador acrílico sin diluir; deja secar de 2 a 4 horas dependiendo de las condiciones ambientales.
  8. Una vez seco, coloca el refuerzo en los puntos críticos aplicando generosamente una capa de impermeabilizante.
  9. Coloca la tela de refuerzo y con una brocha aplicarás una segunda mano para evitar burbujas o arrugas.
  10. Ya secos los refuerzos de los puntos críticos, se aplica la primera capa del impermeabilizante con un cepillo de ixtle, sin ejercer demasiada presión hacia abajo en el cepillo, con la finalidad de esparcir las fibras uniformemente en la superficie.
  11. Al secarse la primera capa, podrás aplicar la segunda”.

Recomendaciones adicionales

Por su parte, Grupo Omese recomienda realizar una valoración oportuna de las edificaciones en el momento que se inicia la temporada de lluvias. De esta manera, se pueden identificar los sitios donde se concentran la mayor parte de las grietas o daños por donde se pueden filtrar el agua.

¿No cuentas con los materiales adecuados para realizar una impermeabilización? ¿El tiempo es un factor que te impide hacerlo tú mismo? En cualquier caso, recuerda que no es necesario que te compliques. Contamos con expertos que te darán un servicio profesional.

Ponte en contacto con nosotros AQUÍ.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *