En México, se espera que la temperatura en septiembre esté por debajo de la media habitual, y se calcula que habrán anomalías de precipitación hacia el sur y centro del país. Además, el Servicio Meteorológico Nacional señala que durante la temporada de otoño hay 65% de probabilidades de que se presente el fenómeno de ‘El Niño’ –el cual provoca intensas lluvias–. En invierno la probabilidad crece al 70%.

Este tipo de fenómenos climatológicos genera ciertos inconvenientes, como inundaciones, fallas en instalaciones y redes eléctricas, deterioro en tejados y paredes a causa de filtraciones, entre otros.

Los incidentes en las redes eléctricas, por ejemplo, pueden representar pérdidas para las empresas por la falta de producción que implican los apagones, en el peor de los casos, estos pueden provocar accidentes como incendios no controlados o similares.

Más vale prevenir que lamentar

Es importante que tanto empresas como residencias tomen precauciones para enfrentar esta temporada. Según la compañía española GEOR, el mantenimiento preventivo en edificaciones “se basa en la realización de revisiones periódicas del inmueble para prevenir el posible deterioro de sus componentes (infraestructuras, piezas, materiales, etcétera) y garantizar su buen funcionamiento”.

También señala que dicho mantenimiento “incluye todas aquellas actividades que puedan ser programadas en el tiempo y de forma sistemática, para anticiparse a las deficiencias o fallos que puedan plantearse en el edificio, sus equipos e instalaciones debido al uso cotidiano”.

Por su parte, Grupo OMESE aconseja a empresas y residencias realizar una minuciosa evaluación de las edificaciones y analizar si existe deterioro en las mismas, como grietas o fracturas. En el mercado hay empresas especializadas en realizar eficientemente este tipo de actividades.
Si deseas conocer más información sobre este tipo de servicios, te invitamos a dar clic en este ENLACE.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *